Búsqueda personalizada

   
  Calamaro, la Real Sociedad y yo mismo
  Entrevista Diario Mallorca 14-09-2007
 

Andrés Calamaro vuelve al más ´puro rock and roll´

El argentino Andrés Calamaro regresa con su tercer álbum en menos de año y medio, "La lengua popular", un disco "que es puro rock and roll", en el que abandona las experimentaciones musicales para ofrecer 12 nuevas canciones "con estribillos" y formalmente más cercanas a sus discos de los 80.

 
EFE Andres Calamaro define "La lengua popular" como un disco "especial", ya que "la primera vez que se escucha puede parecer superficial, a la segunda atractivo, a la tercera ya es una picadura venenosa y a la cuarta te atraviesa, es profundo, sentimental, adulto e irónico", confesó el cantante hoy a Efe.

Aunque mucha gente puede que lo compare con "Alta suciedad" porque es su disco "más conocido", el cantante asegura que poco tienen que ver, ya que el primero "no es un disco de estribillos, aunque los tenga", y "Honestidad Brutal" era un disco "de letras"; mientras que "La lengua popular" es de los "que necesitas para cerrar el círculo popular", como los que publicaba con Los Rodríguez, "que eran para crecer como banda".

Con respecto a "Tinta Roja" y "El palacio de las flores", ambos publicados en el 2006 y en los que Calamaro experimentaba con el tango y otros sonidos folclóricos, el argentino asegura que eran trabajos "que necesitaban 100 días de tolerancia y reflexión, por respeto a la investidura".

Ahora, con "La lengua popular", Calamaro retoma el contacto con su público, el mismo que hace unos días hacia cola para conseguir una firma y con los que Calamaro se emocionó "al mirarlos a los ojos".

Aun así, el argentino asegura que hay discos "que se justifican a sí mismos, porque los disfrutas, aunque luego no cuentes con el apoyo de público, ventas o critica".

Parte de la culpa de que Calamaro se muestre tan ilusionado con este nuevo álbum la tiene su productor, Cachorro López, una persona a la que define como "muy entregada con cada trabajo que realiza y muy exigente".

Después de haber acostumbrado a sus fans a trabajos "enormes", como el quíntuple álbum de "El salmón", Calamaro retoma la estructura de los discos clásicos, para en esta ocasión incluir "sólo" doce canciones, aunque asegura que no se le queda corto porque "no por tener menos canciones significa que sea menos intenso, igual de intenso que puede ser escuchar una sola sinfonía de Beethoven".

Calamaro compuso en 2001 "Los chicos" y "Mi cobain", canciones con las que ahora abre y cierra respectivamente su nuevo trabajo. Y es que hasta ahora no las había incluido, porque con los anteriores productores -Javier Limón y Litto Nebbia- no podía introducir "momentos tan eléctricos".

Otras seis canciones las compuso durante la gira de "El palacio de las flores", aprovechando la inspiración de trabajar con Nebbia, y el resto entre los meses de enero y febrero de este mismo año.

Precisamente para una de esas canciones, "Soy tuyo", Calamaro pidió ayuda a su "amigo y héroe" Joaquín Sabina para que pensara "en una última metáfora que completara la canción", aunque el cantautor madrileño le envió una canción entera de la que el argentino rescató solo una frase: "remar sobre tu espalda y naufragarte".

"Espero que Sabina no se tome a mal que solo haya cogido una frase", dice Calamaro, quien asegura que el resto de la canción enviada por Sabina le gustaría "escribirla por las calles del céntrico barrio de Las Letras de Madrid, junto a los versos de otros grandes poetas que se pueden leer escritos por
sus suelos".

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Búsqueda personalizada